portada_creadora

Hedy Lamarr, inventora sin freno

No comments

Hace dos años los «doodles» de Google le hacían un homenaje a la actriz e inventora Hedy Lamarr. Hoy somos nosotros los que le hacemos un hueco en nuestro blog, ya que como sabéis las nuevas tecnologías nos apasionan y no podemos pasar por alto no hacer una pequeña entrada sobre la inventora de la WiFi.

Lamarr, cuyo nombre real fue Hedwig Eva Maria Kiesler, nació en Viena, Austria el 9 de noviembre de 1914. A fines de la década del 20 fue descubierta e inició su carrera en el cine, tras un viaje a Berlín. Ahí filmó sus primeras películas, incluyendo «Éxtasis» (1933) de Gustav Machatý. Años después, y luego de haber escapado de su primer esposo, el vendedor de armas austriaco Friedrich Mandl, Lamarr llegó a París donde conoció al productor Louis B. Mayer, quien luego la llevó a Hollywood, donde la promovió como «la mujer más bella del mundo». Entre 1940 y 1949 hizo 18 películas, actuando con artistas de la talla de Clark Gable y Spencer Tracy. Su papel más conocido fue el Dalila, en la cinta «Sansón y Dalila» (1949) de Cecil B. DeMille.

original

Pero su trabajo como actriz la aburrió rápidamente, ya que los papeles que recibía eran siempre iguales. Como todos sabemos aquellas personas con el don o el gusanillo por inventar e ir más allá se aburren fácilmente de sus trabajos y en esta caso decidió desarrollar su interés por las ciencias aplicadas. Si a esto le sumamos su repudio por el régimen nazi en Alemania, la mente de la increíble Hedy comenzó a trabajar y se produjo su mayor desarrollo.

En 1942, Lamarr y el compositor George Antheil inscribieron la patente de un método de comunicación secreto que buscaba evitar una detección de torpedos enviados por las tropas aliadas. Si bien el sistema no fue usado en la guerra, el Ejército de Estados Unidos sí lo utilizó en 1962, durante la crisis de los misiles en Cuba, una vez que la patente ya había expirado.

12

El sistema, conocido como «el espectro ensanchado por salto de frecuencia», fue luego adoptado por la ingeniería civil, permitiendo el desarrollo de sistemas de comunicación inalámbrica como WiFi, Bluetooth y CDMA. Lamarr también desarrolló otras creaciones, como una versión mejorada de los semáforos y una tableta que se disolvía en agua para crear una bebida gaseosa. Murió el 19 de enero de 2000, en Florida, Estados Unidos.

Como siempre, no hay límites sólo los que tu te pongas y desde luego la vida y las creaciones de Hedy Lamarr lo han dejado claro.