energiasolar_portada

La isla que funciona sólo con energía solar

No comments

Desde que se conoció la noticia de la unión de Tesla y SolarCity se rumoreaba que llevaría a cabo grandes cambios en el mundo de la energía solar en el hogar. Hoy se conoce que ya han llegado a dar electricidad en una isla sólo a través de energía solar. Su abastecimiento, antes basado en los combustibles fósiles, requería más de mil litros de diésel diarios. Ahora la isla Ta’u, en el Pacífico, es un ejemplo de que con energías limpias también se puede.

La isla volcánica de Ta’u es la más oriental de las islas de la Samoa Americana. Situada casi en mitad del Pacífico, a 6.500 kilómetros de la costa de California, sus 600 habitantes dependían hasta ahora de generadores eléctricos y de la llegada de combustible diésel para disponer de electricidad, suministro que no siempre estaba garantizado. En el último año, sin embargo, SolarCity y Tesla han desarrollado en la isla de Ta’u una red eléctrica local basada principalmente en la energía solar, cambiando por completo el modelo energético de esta isla perteneciente al territorio de EE UU.

Su abastecimiento energético se basaba hasta ahora en la quema de combustibles fósiles para obtener la electricidad que alumbrada sus casas y hacía funcionar las bombas para surtir de agua corriente a los 600 habitantes de la isla. Los generadores de diésel que producían la electricidad gastaban más de 1.000 litros al día. Al ser una isla hay que tener en cuenta que el combustible se importa por barco y al ser una zona remota no existen rutas comerciales que pasen por allí. De esta forma el abastecimiento de energía estaba sujeto a racionamiento y cortes de luz cuando los barcos tardaban en llegar más de lo normal.

El nuevo modo energético de Ta’u consta de dos partes principales: los 5.300 paneles solares fabricados e instalados por SolarCity (que captan la energía del sol y la convierten en electricidad) y las baterías Powerpack de Tesla. En total hasta 60 baterías Tesla, del tamaño de un cobertizo. El conjunto de baterías se recargan en siete horas y suministran hasta 6 MWh cuando es necesario, el equivalente a tres días consecutivos de consumo de la isla. Y rara vez está nublado tres días consecutivos en la isla de Ta’u.

La instalación de Tesla cubre así casi la totalidad de las necesidades eléctricas de la isla con una instalación alternativa que, en comparación con los generadores diésel, tiene “un coste menor, es menos contaminante y resulta más seguro”, dicen en SolarCity. La instalación de Tesla proporciona además independencia energética a la isla.

Las baterías son capaces de almacenar 6 MWh, suficiente para que los habitantes de Ta’u aguanten tres días sin que haya sol. Sin embargo, el clima allí se caracteriza por ser bastante soleado y las baterías se pueden recargar solo con 7 horas de luz solar directa.

Con el proyecto de Tesla y SolarCity se pueden ahorrar unos 414.500 litros de diésel al año. Es una comunidad de habitantes pequeña y un proyecto aislado, pero también una forma de demostrar cómo la energía solar y el almacenamiento eléctrico pueden dotar de autonomía a zonas remotas.